NUEVA NORMATIVA DE TELÉFONOS 118

Cerco a los números ‘118…’

Ni son nuevos, ni están viviendo en su mejor momento pero los números ‘118’, también llamados de información telefónica sobre números de abonado, continúan siendo un peligro para los consumidores, debido a malas prácticas de algunas empresas y a la poca precaución de algunos usuarios. Tal es así que en los últimos años la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) ha sancionado a un total de 16 operadores de números 118, aquellos que utilizan los consumidores para conocer, por ejemplo, el número de teléfono de otro abonado, el de un restaurante o el de una tienda. Por ello, porque aunque su uso ha evolucionado a la baja claramente en los últimos continúan siendo hoy en día un peligro real para los usuarios, el Ministerio de Energía, Turismo y Agenda Digital se ha visto obligado a modificar la Orden Ministerial que regula los números telefónicos 118, para eliminar el coste de establecimiento de llamada, limitar el coste por minuto y fijar la duración máxima de la llamada.

Nacidos en el año 2002 y viviendo su esplendor hace ahora unos 10 años, los 118 son aquellos que se usan para proporcionar servicios de información sobre números de teléfono, cuando un usuario quiere saber el número de teléfono de otro abonado, un establecimiento, un restaurante, cine… puede hacerlo llamando a un 118. El operador prestador del servicio le informará sobre el número que busca y, en algunos casos, puede que le transfieran la llamada también a ese número de teléfono, para continuar la comunicación con el número de destino. El precio de estas llamadas no está regulado y varía según el operador. Este ‘servicio’ de transferencia de llamada es uno de los peligros, motivo frecuente de reclamaciones, pues se seguirá tarifando a precio de un 118 en vez de hacerlo al precio que nos hubiese supuesto llamar directamente al número facilitado.

El precio de llamar a un 118
Pero, ¿cuál es el precio de llamar a un 118? Pues según un informe publicado el año pasado por la CNMC, una llamada a un número 118 con un tiempo medio efectivo de un minuto tiene un precio final medio de 5,56 euros, con un mínimo de 1,88 y un máximo de 11,92 euros. El precio medio de los tres números 118 que gestionan un mayor volumen de tráfico es de 2,36 euros.

El informe iba más allá y detallaba que, por ejemplo, para una llamada de un minuto a un número 118 desde la red móvil de Telefónica, las diferencias de precios que un usuario puede afrontar son muy acusadas: 6,3 veces entre el precio máximo y el mínimo. De hecho, las tarifas más altas cobradas por un servicio de información sobre números de abonado resultan incluso superiores a los precios máximos establecidos en la normativa para llamadas a numeración de tarificación adicional.

Irregularidades
Pero lo que nació para acabar con el monopolio del 1003 de Telefónica ha acabado dando lugar a un buen número de irregularidades por un mal uso de la numeración. Entre otras prácticas, la Comisión ha demostrado que en algunos casos los operadores ofrecían servicios de tarot directamente a través de esta numeración, desviaban las llamadas de los usuarios sin su consentimiento (a servicios de adivinación y para adultos), captaban llamadas con técnicas engañosas (SMS o anuncios en webs), prolongaban su duración, o desviaban el tráfico telefónico a empresas gestionadas por ellos mismos.

Evolución
En cuanto a la evolución de la oferta y demanda de estos servicios de ‘guía’ telefónica, valgan unos simples datos para comprender que se encuentran en la actualidad en una tendencia claramente a la baja, aunque eso no nos debe llevar a bajar la guardia. Así, de los 74 números (118AB) asignados en 2010 se ha pasado a un total de 53 a finales de 2016 (un 27{f347e91c3d15e5e3e741233c2bb5698019e137ba99470c79a7a0399b10c19c94} menos).
En cuanto al tráfico, en los últimos diez años, ha caído de forma muy acusada: 137 millones de minutos en 2007, frente a los 17 millones de minutos de 2015, un 87{f347e91c3d15e5e3e741233c2bb5698019e137ba99470c79a7a0399b10c19c94} menos. Los ingresos por este tipo de servicios han caído un 79{f347e91c3d15e5e3e741233c2bb5698019e137ba99470c79a7a0399b10c19c94} en el mismo periodo: 117 millones de euros en 2007 frente a 25,4 millones de euros en 2015.

Novedades
Pero, como decíamos, esta tendencia a la baja no puede llevar ni a los usuarios, ni a las autoridades, ni a quienes luchamos por defender los derechos de los ciudadanos a relajarnos y es por ello que el Ministerio de Energía, Turismo y Agenda Digital anunciaba hace apenas unas semanas la Orden Ministerial que regula los números telefónicos 118 con un triple objetivo muy definido: para eliminar el coste de establecimiento de llamada, limitar el coste por minuto y fijar la duración máxima de la llamada.

Establecimiento de llamada
De esta manera, la nueva normativa, publicada en el BOE del pasado 13 de febrero, incluye la prohibición de cobrar un precio por establecimiento de llamada al servicio de información. Por tanto, se facturará solo por tiempo, sin cuota fija inicial. Hasta ahora, en algunos casos, se llegaba a cobrar 6 euros por establecimiento de llamada.

Precio por minuto
La Orden Ministerial fija además un precio máximo de 2,5 euros por minuto (en la actualidad se estaba llegando a cobrar hasta 6 euros por minuto). Los servicios 118 que quieran establecer un precio superior no serán de libre acceso para los usuarios, sino solo para aquellos que lo soliciten previa y expresamente a su operador.

Duración de la llamada
Como decíamos, la duración de la llamada sería el tercer objetivo de la nueva regulación, para los que se establece una duración máxima de la llamada de 10 minutos, teniendo en cuenta que estos servicios ofrecen la posibilidad de conectar la llamada con el número por el cual se ha realizado la consulta.

Y aunque hasta ahora ya era obligatoria una locución al llamar a este tipo de servicios en la que se informaba del precio de la llamada, ésta era de tan solo 8 segundos, lo que en la práctica suponía en demasiadas ocasiones unos mensajes poco inteligibles para el usuario. Con la entrada en vigor de esta nueva regulación, cuando un usuario llame a estos servicios, antes de acceder al mismo oirá una locución, de 20 segundos de duración, que le informará del precio de la llamada, su duración máxima y el responsable del servicio, prohibiéndose en todo caso contenido adicional alguno.

Otra novedad en defensa de la transparencia: el precio deberá expresarse por minuto, acabando así con la práctica de indicarlo por segundo, que es menos transparente.

Por último, al igual que ya se ha hecho con servicios de tarificación adicional (números que empiezan por 803 – 806 – 807 – 905) y servicios SMS Premium (mensajería con números cortos de móvil), se prohíbe que las llamadas a servicios 118 se puedan efectuar mediante sistemas de marcación automática o inadvertida, siendo obligatoria la marcación activa, manual y consciente por el usuario.

En unas semanas
Como decíamos, la Orden Ministerial que viene a reforzar el control sobre los números 118 fue publicada en el BOE del pasado 13 de febrero y entrará en vigor tres meses después de su firma, un plazo establecido para que los operadores de telefonía y prestadores de servicios 118 se adapten a lo establecido en la misma.

Mientras tanto, la prudencia debe seguir siendo una máxima entre los usuarios, no siendo recomendable marcar ningún número que comience por 118 para un uso distinto al que fueron concebidos, que recordemos fue el de proporcionar números de teléfonos a los usuarios. Desconfíe por completo de otros servicios que les puedan ofrecer con estas numeraciones como los de conseguir cita con organismos oficiales (como por ejemplo para renovar el DNI), por no hablar de servicios de tarot y ofertas similares.

En cualquier caso recuerde que el departamento de atención al socio de la Unión de Consumidores de Madrid-UCM se encuentra a su disposición para solventar cualquier duda que pudiera tener con respecto a estos números 118 y su nueva normativa o asesorarles en caso de que hubieran sido ‘víctimas’ de alguna irregularidad en la materia.

Jorge Sanz

Autor: Jorge Sanz

Share This Post On