¿QUÉ SABES DE LAS MONEDAS VIRTUALES? TE CONTAMOS QUÉ SON, DÓNDE Y CÓMO SE UTILIZAN, SUS RIESGOS Y RECOMENDACIONES

Las criptomonedas, también llamadas criptodivisas o criptoactivos, son un medio digital de intercambio que cumplen la función de una moneda. Por este motivo, se las conoce comúnmente con este nombre. 

Las monedas virtuales son algo totalmente digital, que utiliza métodos criptográficos para garantizar su titularidad, asegurar la integridad de las transacciones y, además, controlar la creación de unidades adicionales, con la intención de evitar que alguien pueda efectuar copias de ellas.

Podemos conseguir criptomonedas mediante la compra o intercambio de la propia moneda en portales especializados. 

El funcionamiento de las criptomonedas.

El funcionamiento de las criptomonedas se hace a través de un registro contable compartido, también conocido como ”blockchain”. Esta tecnología nos aporta un elevado sistema de seguridad con capacidad para evitar que un mismo activo digital se pueda transferir en dos ocasiones o que sea falsificado. Esta tecnología ”blockchain” funciona como un gran libro de contabilidad donde se pueden registrar y almacenar cantidades ingentes de información. Dicha información está compartida en la red pero, protegida de tal forma, que los datos almacenados no se pueden alterar ni eliminar.  

Las criptomonedas se usan en lo que se conoce como el “Internet del Valor” o “del Dinero”. Permiten el intercambio de valor a través de criptomonedas. Estos valores pueden ser contratos, propiedad intelectual, acciones o en general cualquier propiedad de algo que tenga valor.

Desde hace tiempo las cosas de valor ya se podían intercambiar usando sistemas de pago alternativos, como por ejemplo “PayPal”, con la diferencia, en este caso, de que el pago a través de criptomonedas no tiene intermediarios y “PayPal” sí los tiene, ya que el pago requiere que se haga a través de redes privadas como las tarjetas de crédito y bancos.

En cuanto a la operativa de estas monedas digitales es muy importante saber que una vez que se realiza la transacción, es decir, cuando se compra o vende el activo digital, ya no es posible cancelar la operación. El motivo se debe a que el ”blockchain” no permite borrar datos. Una vez que se paga con una criptomoneda, solamente se puede recuperar el dinero si el vendedor lo envía de vuelta.

Características especiales.

Las criptomonedas cuentan con diversas características diferenciadoras respecto a los sistemas tradicionales: 

  • No están reguladas ni controladas por ninguna institución.
  • No requieren de intermediarios en las transacciones. 
  • Se usa una base de datos descentralizada, un ”blockchain” o registro contable compartido, para el control de estas transacciones. 
  • Estas monedas no existen de forma física: se almacenan en una cartera o monedero digital.
  • No tienen la consideración de medio de pago, ya que no cuentan con el respaldo de un banco central u otras autoridades públicas.
  •  No están cubiertas por mecanismos de protección al cliente, como el Fondo de Garantía de Depósitos o el Fondo de Garantía de Inversores. 

El origen de las monedas virtuales. 

La primera criptomoneda fue el Bitcoin (BTC), en 2009, gracias a Satoshi Nakamoto. A día de hoy, aún se desconoce si este nombre corresponde a una sola persona o, si por el contrario, a un grupo de desarrolladores anónimos. Desde entonces, con el tiempo han ido surgiendo nuevas monedas virtuales, entre las más conocidas y siguiendo al Bitcoin, Ethereum, Litecoin y Ethereum 2.

¿Qué riesgos podemos encontrar?

Es importante tener en cuenta que las criptomonedas son instrumentos complejos, que  pueden no ser adecuados para personas sin los conocimientos suficientes, y cuyo precio conlleva un alto componente especulativo que puede suponer incluso la pérdida total del dinero abonado para comprar las criptomonedas. 

La misma importancia tiene saber que el valor de cada criptomoneda es variable y que en los últimos tiempos está habiendo una especulación similar a los activos bursátiles.

Otros de los riesgos, algunos ya mencionados a lo largo de este artículo, que resulta necesario que los usuarios conozcan al celebrar operaciones con criptomonedas, son los siguientes:

  • Las criptomonedas no son moneda de curso legal y no están respaldadas por los bancos centrales.
  • Las operaciones realizadas con criptomonedas no se pueden revertir o cancelar.
  • La volatilidad del valor de las criptomonedas.
  • Los riesgos tecnológicos, cibernéticos y de fraude inherentes al uso de criptomonedas.

Recomendaciones.

Antes de invertir en una criptomoneda, es recomendable averiguar sobre cuáles son los riesgos y aprender a detectar una estafa. Estas son algunas recomendaciones de interés:

  • Nadie le puede garantizar que ganará dinero, desconfíe de todo aquel que le prometa un rendimiento o dividendo garantizado, ya que probablemente sea un estafador.
  • Busque en internet ingresando el nombre de la compañía y de la criptomoneda y agregue palabras como “review”, “scam” o “complaint”. Si hace la búsqueda en español, agregue palabras como “comentario”, “estafa” o “queja”.
  • Antes de comprar algo con una criptomoneda, averigüe la reputación y el domicilio del vendedor y cómo comunicarse con él si surge un problema.
Marta Navarro

Author: Marta Navarro

Share This Post On