CONSEJOS PREVIOS A COMPRAR ONLINE

El hecho de realizar una transacción online puede conllevar algunos riesgos derivados de los medios que vayamos a utilizar, como podrían ser la mala utilización de una red WiFi, el acceso a páginas maliciosas o, simplemente, caer en algunos de los fraudes de los que regularmente les venimos informando a través de nuestra asociación. Para enumerar algunas de estas recomendaciones lo haremos guiados por la Agencia Española de Protección de Datos y por el Incibe, Instituto Nacional de Ciberseguridad, quienes junto a la Agencia Española de Comercio, Nutrición y Seguridad Alimentara, Aecosan, y la Policía Nacional editaron una guía práctica para intentar reforzar la seguridad de consumidores y usuarios a la hora de hacer sus compras online.

Y es que antes de lanzarnos a realizar ésta o aquella operación a través de Internet, conviene recordar por básicos que nos puedan parecer algunos consejos que nos ayudarán a realizar este tipo de transacciones de manera segura y sin sobresaltos y que empiezan por nuestro propio equipo.

Es recomendable que tengamos actualizado nuestro equipo y con un antivirus actualizado, así que realicemos unas mínimas tareas de mantenimiento en el mismo como podría ser eliminar aplicaciones y programas obsoletos, pues ralentizan los procedimientos y complican las actualizaciones.

Igualmente, no es recomendable hacer compras o transacciones económicas en equipos compartidos y, mucho menos, en equipos públicos, que pondrán en un serio compromiso a nuestros datos y, por lo tanto, a nuestra propia seguridad.

También debemos ser cautelosos a la hora de realizar compras o contratar servicios estando conectados a redes públicas, como pudieran ser las WiFi de acceso libre o de acceso público. Reforzar la seguridad de nuestro router en casa también supondrá un añadido de tranquilidad a la hora de manejar datos sensibles en nuestros equipos.

¿A quién compramos?
Revisado pues el equipo y la red desde los que realizaremos la compra, debemos detenernos a pensar dónde vamos a realizar la misma. De igual modo que no entraríamos en ciertos establecimientos físicos que no nos den garantía a comprar, tampoco deberemos hacerlo en tiendas (portales) online que no nos garanticen nuestra seguridad.

Hay que tener en cuenta que la información que el comercio está obligado a facilitarnos, detallada en el primer artículo de esta misma revista, suele incluirse en las páginas con denominaciones como “Aviso legal”, “Términos de uso” o “Política de privacidad”.

Tener esta información es importante por varias razones, desde rechazar la compra desde el momento en el que detectemos que no se nos está facilitando la información requerida a saber dónde o a quién reclamar ante un posible conflicto. Intentado no ser reiterativos deben tener en cuenta que información es poder y que el establecimiento online está obligado a facilitar una serie de datos como:

– Nombre completo de la entidad (persona física, sociedad, fundación, etc.).
– Número de identificación fiscal (NIF, NIE o CIF)
– Datos de su inscripción en el registro mercantil
– Dirección postal y electrónica.
– Identificación del titular o responsable.

Páginas seguras, ‘https’
Sabiendo ya pues a quién vamos a comprar, debemos tener muy en cuenta que siempre que se vayamos a realizar operaciones en las que vayamos a proporcionar información privada a través de internet (nombre, DNI, tarjeta de crédito, etc.), hay que comprobar que la página web o aplicación móvil envía la información utilizando el protocolo de comunicación seguro https. Este protocolo es sinónimo de garantizar que la información viaja cifrada para que nadie la intercepte, y que dispone de un certificado de seguridad válido que verifica la identidad del sitio web.

Tenga en cuenta que si la web de la tienda online dispone de un certificado de seguridad, el navegador mostrará un icono con forma de candado y la URL empezará por https en lugar de http. Pinchando en ese candado accederemos además a verificar quién ha emitido
el certificado (autoridad certificadora), para quién (nombre de la empresa de la tienda online y dominio) y su plazo de validez.

Si la página no dispone del certificado de seguridad, no recomendamos seguir con el proceso de compra y sí buscar otro proveedor que cumpla con este requisito.

En el caso de las aplicaciones móviles, éstas deben informar sobre los mecanismos de seguridad que utilizan para proteger la información y datos personales en los procesos de compra.

Recapitulando, debemos tener en cuenta algunos aspectos sencillos para que nuestra compra sea segura, con anterioridad a realizarla, partiendo de nuestro propio equipo y de comprobar a quién vamos a realizar la compra. Es sencillo y evitará que caigamos en páginas maliciosas o seamos víctimas de intentos de fraude por internet, como el phishing o el carding entre otras muchas, tal y como veremos en el próximo capítulo de esta revista.
Recuerde por último que al igual que no compraría en un establecimiento físico que no le ofrezca unas mínimas garantías no debería hacerlo en uno online que tampoco lo haga.

Javier Rey

Author: Javier Rey

Share This Post On