Derechos y obligaciones en los espectáculos

Derechos y obligaciones en los espectáculos

A la hora de pagar una entrada para asistir a un evento cualquiera, ya sea cultural, deportivo o de cualquier clase, muchos consumidores lo hacen desconociendo qué obligaciones afectan al empresario organizador del espectáculo, así como los derechos y prohibiciones para el propio consumidor. ¿Qué sucede si el espectáculo se suspende? ¿Y si incumple lo anunciado? ¿Qué nos pueden exigir los organizadores?

Lo primero es saber a qué nos referimos cuando hablamos de espectáculo; un espectáculo es aquel que se organiza para el público en general con el objetivo de hacerles presenciar actividades, representaciones o exhibiciones de naturaleza artística, cultural o deportiva, ya tenga o no ánimo lucrativo, sea de forma esporádica o habitual, y lo realicen entidades públicas o privadas.

 

Obligaciones del organizador

A la hora de realizar un espectáculo, el organizador deberá cumplir una serie de obligaciones.

  • Los encargados del evento no podrán de ningún modo organizar espectáculos que sean constitutivos de delito, inciten a cualquier forma de discriminación o causen un trato vejatorio o cruel hacia animales –a excepción de los espectáculos taurinos–.
  • El organizador del evento debe disponer de licencia para su celebración y está obligado a exponer los datos esenciales de dicha licencia en los accesos al lugar del espectáculo.
  • El local o establecimiento donde se realice el espectáculo deberá reunir los requisitos y condiciones técnicas que garanticen la seguridad del público asistente y la higiene del establecimiento. Esto quiere decir que, aparte de mantener unas condiciones mínimas de salubridad en el recinto, éste también deberá poseer medidas eficientes de prevención y protección contra incendios, y, en el caso de tenerlos, otras medidas preventivas contra otros riesgos que pudiera conllevar el espectáculo. Además, el recinto donde se realice el evento tendrá que poseer la acústica adecuada para no causar problemas a terceros.
  • Todo recinto donde se vaya a realizar un evento está obligado a poseer accesos habilitados para personas minusválidas.
  • El empresario ha de tener a disposición de los usuarios las hojas de reclamaciones y, si el aforo supera las setecientas personas, deberá tener uno en cada puerta de acceso al establecimiento.
  • La organización del espectáculo deberá de tener contratado un servicio de vigilancia con personal con la cualificación establecida por los reglamentos vigentes.
  • En materia de protección del medio ambiente, el empresario tendrá que asegurarse de que se conserven adecuadamente los distintos espacios urbanos o rurales.
  • En los programas y carteles publicitarios del espectáculo, deberán constar una serie de datos, como denominación de la clase de espectáculo o actividad, título de la obra y nombre del autor o autores, nombres artísticos de los actores o ejecutantes del espectáculo, fechas y horarios de las actuaciones o representaciones previas, precios con los impuestos incluidos, domicilio de la empresa y la edad recomendada para el visionado del espectáculo.
  • La organización del evento deberá respetar el aforo máximo del establecimiento donde se realiza el espectáculo.
  • Para proteger al menor, se prohíbe la entrada a los menores de 18 a espectáculos donde se suministre alcohol. Por el mismo motivo se prohíbe la venta de tabaco a menores de edad en cualquier establecimiento.

 

Derecho de admisión

Con objetivo de evitar la violencia y las alteraciones del espectáculo, la organización podrá hacer uso del derecho de admisión, pero esto no quiere decir que pueda utilizarlo de manera indiscriminada y arbitraria, sino que deberá poner, de manera visible, un cartel donde se estipulen las condiciones de admisión, siendo estas de aplicación a todos los usuarios por igual.

 

Derechos de los usuarios

Cuando un consumidor realiza la compra de una entrada para un espectáculo, con ello adquiere una serie de derechos, así como un compromiso de comportamiento a la hora de asistir al evento.

En el mismo momento en el que adquirimos dicha entrada, tenemos el derecho a visionar el espectáculo íntegramente, de la misma forma y horario en la que fue anunciada. Si por alguna razón el espectáculo se suspende o sus condiciones varían de forma significativa, tendremos derecho a que se nos devuelva de forma total o parcial el dinero –siempre que esto no haya sucedido por causas de fuerza mayor no imputables a la organización, como, por ejemplo, un apagón en toda la ciudad–.

Deberemos recibir un trato respetuoso y equitativo por parte de los organizadores y el personal del espectáculo. Si cualquiera de los anteriores derechos fueran vulnerados, podremos pedir, junto a la presentación de nuestro DNI, el Libro de Reclamaciones.

 

Obligaciones de los espectadores

Como usuarios del espectáculo no sólo poseemos una serie de derechos, sino también una serie de obligaciones, y, en el caso de incumplirlas, se nos podría vetar la entrada o echarnos del recinto:

  • Los usuarios deberemos ocupar nuestras localidades o las zonas señaladas para el público y permanecer ahí a no ser que esté previsto en el espectáculo.
  • Deberemos comportarnos cívicamente y evitar acciones que puedan crear situaciones de peligro o incomodidad para los demás espectadores o para el personal del establecimiento, o que puedan impedir o dificultar que el espectáculo se lleve a cabo, así como ser respetuosos con el personal de dicho establecimiento.
  • Tendremos que respetar los horarios de inicio y final del espectáculo.
  • Estaremos obligados a adoptar una conducta que garantice la convivencia y el bienestar de los ciudadanos, tanto a la entrada como a la salida del espectáculo.
  • No podremos exigir que se realicen programas distintos de los anunciados en los carteles publicitarios o programas.
  • En los recintos donde se realicen espectáculos y no esté permitido de forma expresa por medio de carteles u otros métodos visibles, estará prohibido fumar.
  • A la hora de asistir a un espectáculo, no se podrá portar armas de ningún tipo ni objetos que puedan ser usados con finalidades violentas, aun teniendo licencia o permiso para su uso.
  • Por último, debemos cumplir los requisitos y condiciones de seguridad que nos marque el personal del espectáculo, siguiendo las instrucciones que nos marquen.
Javier Rey

Author: Javier Rey

Share This Post On