ENERGÍAS RENOVABLES

 

Seguimos siendo dependientes de fuentes de energía procedentes de energías no renovables. En los últimos años se están tomando medidas enfocadas hacia un avance para lograr reducir las emisiones de gases efecto invernadero y llegar a cumplir los objetivos fijados en el Acuerdo de París, pero es necesaria una transformación económica y social mucho mayor.

Como prueba de ello, los evidentes e impactantes cambios climáticos que estamos sufriendo: sequías, prematuras olas de calor, fenómenos meteorológicos extremos, etc. 

Algunos datos dejan ver un avance lento que tenía que haber llegado hace algunos años atrás. Según Red Eléctrica España (RRE), las tecnologías renovables produjeron en 2020 el 43,6% de toda la electricidad en España. Por su parte Greenpeace, indica que la energía eólica terminó el año 2021 como la primera fuente de electricidad en España, superando a la nuclear por primera vez desde 2013.

Las energías no renovables existen en una cantidad limitada y, una vez agotadas, no pueden sustituirse: el petróleo, el carbón, el gas natural y la energía nuclear, son las más utilizadas en España.

 

¿Qué es la energía renovable?

La energía renovable, son fuentes de energía primaria que no se agotan con el paso del tiempo y el impacto medioambiental es menor que las no renovables, generando además una menor cantidad de emisiones perjudiciales para la atmósfera. Entre las energías renovables encontramos, por ejemplo, la geotérmica, la solar, la eólica o la hidráulica. 

No son peligrosas como otras energías no renovables, (aunque organizaciones medioambientales alertan del impacto ambiental que produce la colocación de algunas instalaciones renovables que no respetan la normativa escrupulosamente), y permiten ser independientes energéticamente. 

 

Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia

Actualmente, estas fuentes de energía están cobrando mayor importancia a causa del agravamiento del efecto invernadero y el consecuente calentamiento global, acompañado por una mayor toma de conciencia a nivel internacional con respecto a dicho problema. En este aspecto, aumenta la aprobación de ayudas y subvenciones dentro del marco del ‘Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia’, como, por ejemplo, ayudas para el autoconsumo por instalación de placas solares o ayudas en la compra de vehículos eléctricos e instalación de puntos de recarga. 

En junio de 2021 se aprobaron subvenciones y ayudas para la instalación de paneles solares y baterías de acumulación de esta energía, dirigidas a particulares, empresas, entidades públicas y del tercer sector. Es la instalación de sistemas de generación fotovoltaica que permite producir energía eléctrica para su posterior autoconsumo. Gracias a estas instalaciones, la persona consumidora puede generar parcial o totalmente la energía que se consume. 

 

Plan Move III

El plan Move III, (prórroga de otras dos ediciones anteriores), aprobó en abril de 2021 ayudas directas gestionadas por las Comunidades Autónomas con fondos europeos, para la compra de coches eléctricos o híbridos enchufables y puntos de recarga, públicos o privados, dirigidas a particulares, personas jurídicas, entidades locales y comunidades de propietarios, vigentes hasta el 31 de diciembre de 2023.

Así mismo, hay acceso a la contratación de energía procedente de fuentes renovables.

Como ya se conoce, la liberación del mercado eléctrico ha permitido que las compañías de energía renovables entren en el mercado y los usuarios puedan contratar con este tipo de compañías.  La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), indica que la energía eléctrica que se vierte a la red llega a los hogares para ser consumida, y es imposible conocer si la energía es de origen 100 % renovable ya que toda la red está conectada a un mismo sistema y todo se vuelca en lo que se conoce como pool eléctrico, que es el mercado mayorista donde se vende la energía por horas de energía renovables y no renovables. Sin embargo, algunas compañías utilizan como publicidad que la procedencia de energía 100% verdes o renovables, lo que no es fácil de distinguir por el mix energético de energía solar, eólica, carbón, nuclear, hidráulica…

 

Entonces, ¿cómo podemos conocer el origen?

A pesar de lo detallado en el punto anterior, para conocer el origen de la energía y certificar que la electricidad que consumimos es limpia, existe en España un sistema llamado “Garantías de Origen” (GdOs), implantado desde 2007 para fomentar la producción de energías renovables. Es un sistema de acreditación electrónica, gestionado directamente por la Comisión Nacional Mercados de la Competencia, que certifica que la electricidad que contratamos y consumimos es 100% renovable. Anualmente las comercializadoras muestran mediante un informe el origen de la energía que ofrecen a sus clientes y certifica que una parte de la electricidad que han producido procede de fuentes renovables y de cogeneración de alta eficiencia.

De igual modo, se aplicará este sistema de certificación para las fuentes de gases renovables, mediante la modificación Real Decreto 376/2022, de 17 de mayo, por el que se regulan los criterios de sostenibilidad y de reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero de los biocarburantes, biolíquidos y combustibles de biomasa, así como el sistema de garantías de origen de los gases renovables.

Belén Rivas

Author: Belén Rivas

Share This Post On