Estafas en la búsqueda de empleo

En los últimos tiempos, y debido sin duda a la situación económica que atraviesa el país, los estafadores proliferan. Son cada vez más numerosas las personas que intentan obtener beneficios económicos a costa de engañar a los demás. El mercado laboral es el que hoy día más se presta a ello ya que la búsqueda de empleo se ha disparado de un tiempo a esta parte debido a las altas tasas de paro. Los portales de empleo en internet se han convertido en un medio cada vez más utilizado por los estafadores. De hecho, según datos publicados por el INTECO (Instituto Nacional de Tecnologías de la Comunicación), uno de cada cuatro fraudes que se cometen a través de internet provienen de falsas ofertas de empleo.
 
Algunos fraudes aparecen como ofertas de trabajo en los portales de empleo. En otros casos, los estafadores envían un mail no solicitado a sus víctimas ofreciéndoles la incorporación a su empresa. Muchas veces, utilizan una técnica llamada “spoofing”, que viene a ser una suplantación de identidad. Es decir, recibimos un mail con una oferta y parece que proviene de un conocido portal de empleo. Hay otras veces en las que nos encontramos con empresas que prometen ayudar a obtener un empleo a cambio de cierta cantidad de dinero. Sin embargo, después de obtener el importe requerido, el empleo nunca llega.
 
También se dan numerosos casos en los que, tras la apariencia de una oferta de empleo, se oculta una actividad ilegal en la cual usted, sin saberlo, puede estar cometiendo un delito al aceptar dicho trabajo. Tal es el caso del blanqueo de capitales y el fraude en el reenvío. Hay empresas que ofrecen un empleo de administrativo consistente en realizar transferencias de dinero a través de su cuenta bancaria para “procesar pagos”, y resulta ser una tapadera para el blanqueo de capitales. Casi siempre, el dinero que las víctimas están transfiriendo es dinero robado y esto puede tener graves consecuencias legales. En los casos de fraude de reenvío lo que ocurre es que se ofrece trabajar desde casa reenviando mercancía, pero se trata de mercancía robada. Además, los costes corren por nuestra cuenta y nos retribuyen con cheques falsos.
 
Hay veces que lo que tratan de conseguir los estafadores es la obtención de nuestros datos personales y financieros. A través de una página web, nos solicitan nuestro currículum, disponiendo así de todos nuestros datos y teniendo información de nuestros gustos, aficiones, etc… Esta información es utilizada para enviarnos publicidad haciendo una campaña de marketing masivo. Incluso llegan a vender nuestros datos a otros estafadores. En ocasiones, se insta al supuesto candidato al puesto de trabajo a que facilite sus datos bancarios para el envío posterior de cheques o transferencias. Debemos tener en cuenta que siempre debe producirse una entrevista personal en la cual se establecen las condiciones del contrato. Nunca deben facilitarse datos financieros por adelantado.
 
Pero en la estafa más frecuente con la que nos solemos encontrar, lo que pretenden los estafadores es la obtención de un beneficio económico. Pueden hacerlo solicitando un desembolso a la víctima para trámites administrativos, obtención de certificados médicos, etc… A veces lo que hacen es ofrecer los llamados “cursos estafa”: se solicita dinero por adelantado para la realización de un curso que luego no existe. En otras ocasiones, el candidato debe mandar un sms o realizar una llamada a números de teléfono de tarificación adicional cuyo importe es muy elevado.
 
Para poder detectar si nos encontramos ante una estafa, hay que tener en cuenta que los estafadores casi siempre nos prometen ganar mucho dinero fácil, desde casa y sin una entrevista previa. El signo más visible de una estafa es que siempre nos pedirán que paguemos primero. Además, suelen llamar nuestra atención con frases como “trabajo instantáneo”, “gran oportunidad de negocio”, “formación gratuita”, etc… Deberemos desconfiar siempre que no se facilite suficiente información sobre el puesto de trabajo a desempeñar o el tipo de contrato, siempre que el salario que ofrezcan sea muy superior a la media, o cuando nos pidan el pago de una cantidad o que le facilitemos datos bancarios sin ninguna entrevista inicial. Si usted cree que se encuentra involucrado en alguna de estas estafas, lo primero es proceder a ponerlo en conocimiento de las autoridades.

Patricia Esquiliche

Author: Patricia Esquiliche

Share This Post On