Lista Robinson: libres de publicidad

Lista Robinson: libres de publicidad

 

La Lista Robinson es un servicio por el que los ciudadanos pueden evitar recibir comunicaciones comerciales no deseadas: solo hay que inscribirse para evitar recibir comunicaciones comerciales mediante llamadas, SMS, correo postal y correo electrónico, de empresas con las que no mantenga o no haya mantenido ningún tipo de relación. El servicio es de carácter voluntario y gratuito para todos los particulares que lo soliciten.

 

¿En qué consiste la Lista Robinson?

Las nuevas tecnologías han multiplicado los medios por los que las empresas intentan captar clientes, a través de mensajes, más o menos agresivos, publicitarios o comerciales. Cada día, un ciudadano medio recibe un gran número de ‘tentativas’, a través del teléfono, de mensajes al móvil o por correo, postal o electrónico.

Las listas de exclusión existentes hasta hace poco solo permitían restringir la publicidad no deseada través de correo postal. Pero el servicio prestado por la AEPD y la ADIGITAL permite a los ciudadanos seleccionar por sí mismos el medio o medios a través de los cuales no quieran recibir publicidad: correo postal, llamadas telefónicas, correo electrónico, SMS o MMS; también pueden rechazar el contacto de entidades que para el desarrollo de las campañas publicitarias empleen datos personales obtenidos de fuentes públicas (como guías telefónicas) o bases de datos de las que no sean responsables.

Asimismo, el servicio permitirá al ciudadano seleccionar entidades con las que ha mantenido o mantiene una relación contractual para manifestar su negativa a recibir publicidad telefónica, uno de los canales más utilizados en la actualidad para la realización de acciones publicitarias.

 

Cómo inscribirse

Cualquier persona que lo desee puede inscribirse gratuitamente en el servicio de Lista Robinson a través de www.listarobinson.es. En el caso de los menores de 14 años será necesario que lo realicen sus padres o tutores, mientras que si se trata de persona incapacitadas deberán hacerlo sus representantes legales.

El proceso de inscripción es sencillo. Requiere un primer paso en el que por motivos de seguridad se identifica al usuario y se le proporciona una contraseña, y un segundo en el cual los ciudadanos pueden elegir el medio o los medios (telefónico, SMS, MMS y correos electrónicos) a través de los cuáles no desean recibir publicidad, de forma que puedan gestionar la publicidad que reciben.

Puesto que los ciudadanos pueden recibir publicidad con distintos nombres, se ofrece a los usuarios varias opciones para registrarse, puesto que para que el servicio sea efectivo es necesario que la información facilitada por ellos mismos coincida con la tratada por las entidades usuarias para el desarrollo de la campaña publicitaria.

Con la finalidad de evitar posibles alteraciones en la información facilitada por los interesados, el proceso de inscripción se realiza exclusivamente vía web, de forma que los datos que se incluyan en la Lista Robinsón únicamente serán los facilitados por los ciudadanos.

En cualquier caso, la Lista Robinson es un instrumento complementario, que no sustituye a los derechos que tienen los ciudadanos reconocidos legalmente en la normativas de protección de datos y de telecomunicaciones. Estas normativas otorgan a los ciudadanos, por una parte, la facultad de oponerse a la recepción de comunicaciones comerciales, y por otra, la posibilidad de no figurar en las guías telefónicas, o que en el caso de aparecer, sus datos no sean utilizados para la realización de llamadas con fines comerciales.

 

Obligación de consulta

Una de las principales ventajas para los ciudadanos es que todas aquellas empresas que realicen campañas publicitarias para cuyo desarrollo utilicen datos que figuren en fuentes accesibles al público (como repertorios telefónicos) o en bases de datos de las que ellos no sean responsables deben consultar los ficheros de exclusión.

 

Los responsables de los ficheros, los anunciantes y las entidades prestadores de servicios de tratamiento de datos pueden tener acceso a la información que contiene el fichero de Lista Robinson de forma gratuita o de pago. En la modalidad de acceso gratuito podrán realizar hasta 100 búsquedas de forma individualizada por interesado. En la modalidad de pago podrán acceder a una suscripción anual o a una suscripción por descarga. En la suscripción anual tendrán acceso al fichero de Lista Robinson tantas veces como lo deseen durante un año y en la suscripción por descarga única podrán descargarse la Lista Robinson una vez.

 

¿Es suficiente con la Lista Robinson?

Parece denunciable el que sean los usuarios los que tengan que autoexcluirse de estas listas cuando no saben cómo han sido incluidos en ellas, sobre todo si tenemos en cuenta que existen empresas que consiguen grandes sumas de dinero mediante la comercialización de datos personales. A esto hay que sumarle que no todas las entidades suscriben este tipo de iniciativas, de manera que pueden seguir practicando estas irregularidades.

Por tanto, entendemos que desde las administraciones públicas competentes en la materia se debería añadir el refuerzo a este nuevo servicio a través de la imposición de sanciones ejemplarizantes, tanto a las empresas que practican el llamado spam telefónico, como a las que se lucran a través de la comercialización ilícita –y tan lucrativa– de los datos personales de los usuarios.

Belén Rivas

Author: Belén Rivas

Share This Post On