CIUDADES POR EL COMERCIO JUSTO

Comercio Justo, este sistema comercial implica a numerosas Organizaciones No Gubernamentales, a movimientos políticos y sociales, a diversas entidades internacionales pero también a administraciones públicas, ya sean éstas nacionales, regionales e, incluso, locales. Porque apoyar en la búsqueda de la equidad que inspiró en el nacimiento del Comercio Justo, un canal comercial global, es posible desde la más local de las administraciones públicas: los ayuntamientos. Así fue como nació el concepto Ciudad por el Comercio Justo, cuya definición más oficial habla de que es un modelo de localidad que acerca los productos de Comercio Justo a la ciudadanía a través de las administraciones, comercios, empresas y el tejido asociativo. Nos detenemos pues en el siguiente texto en los requisitos que tiene que tener una ciudad para estar considerada en el selecto grupo de Ciudades por el Comercio Justo. Algunas en España ya pueden presumir de ellos, con la capital como primer espada. La involucración de Madrid y de su Ayuntamiento no deja lugar a dudas y por eso ostenta desde hace años este título. IDEAS (Iniciativas de Economía Alternativa y Solidaria), Organización de Comercio Justo cuya misión es transformar el entorno económico y social para construir un mundo más justo y sostenible, coordina el programa Ciudad por el Comercio Justo en España y se encarga de ayudar a las localidades a conseguir el título de Ciudad por el Comercio Justo, apoyándoles y asesorándoles en todos las materias.

Pero conseguir el status de Ciudad por el Comercio Justo no es algo accesible para aquellas localidades que no estén involucradas con este movimiento, pues para ser nombrada como tal, en principio debe cumplir estos cinco criterios:
1.- Aprobar una resolución favorable al Comercio Justo y al consumo de este tipo de productos por parte del Ayuntamiento.
2.- Ofrecer productos de Comercio Justo en cafés, restaurantes y tiendas de la ciudad.
3.- Compromiso del sector privado y organizaciones introduciendo este tipo de productos en su consumo interno.
4.- Comunicación y sensibilización a la ciudadanía.
5.- Creación de un grupo de trabajo que coordine el programa.

Acciones
Pero más allá de estos criterios teóricos, ¿cómo consigue una localidad sumarse a esta involucración? Bien, las autoridades locales son un actor activo del desarrollo sostenible e influyen mediante su toma de decisiones en el entorno social, empresarial y medioambiental de su localidad. Si a este hecho le sumamos el dato de que las compras públicas que realiza un consistorio representan un 16% del PIB de la UE, hace que se entienda de una manera más meridiana que cualquier cambio en los criterios de compra o selección de proveedores implica un fuerte impacto en los volúmenes de compra y consecuentemente es una herramienta eficaz para lograr cambios en el sector empresarial, medioambiental y social.
Por este motivo, en la Resolución sobre Comercio Justo y Desarrollo del Parlamento Europeo se pide a las autoridades públicas que integren criterios de comercio justo en sus licitaciones públicas y sus políticas de compra y pide a la Comisión que favorezca esta práctica con directrices para la compra de productos de Comercio Justo. Recuerden el dato, el 16 por ciento del PIB de la Unión Europea viene de las compras públicas de administraciones locales. Por ello, la opción de las administraciones públicas por productos de Comercio Justo es una práctica de Compra Pública Ética coherente con los compromisos de reducción de la pobreza y desarrollo sostenible.
Pero, ¿de qué habla la resolución cuando habla de incorporar el Comercio Justo en la compra pública?

¿Cómo incorporar el Comercio Justo en la compra pública?
– Exigiendo/valorando el suministro de un porcentaje de productos de Comercio Justo en los contratos de cafetería, máquinas expendedoras o restauración.
– Optando por alternativas de Comercio Justo para los materiales promocionales (camisetas, bolsas, regalos institucionales….)
– Apoyando campañas de sensibilización e información en Comercio Justo y Consumo Responsable.
Las administraciones públicas deben analizar, siguiendo las líneas marcadas por la denominada Compra Pública Ética, su política de consumo y las contrataciones de bienes y servicios que realizan para conocer las verdaderas posibilidades de inserción de criterios éticos y de Comercio Justo. De esta manera se consigue que las decisiones de compra de la Administraciones Públicas no se basen únicamente en una cuestión de precio o capacidad técnica sino que además se valore de forma positiva a las empresas y productos que garantizan una especial exigencia en materia de derechos laborales, eliminación de la explotación infantil, integración de personas en riesgo de exclusión, etc.

En los comercios
Involucrar a los comercios de una localidad a sumarse a este esfuerzo solidario es otro gran paso de un municipio como Ciudad por el Comercio Justo, más allá, como decíamos, de incorporar este tipo de productos en la compra pública. Y es que, ¿cómo puede favorecer la hostelería al comercio justo?
– Incluyendo el café/té e infusiones de Comercio Justo en su oferta.
– Suministrando azúcar de caña de Comercio Justo.
– Ofreciendo platos con productos de Comercio Justo siempre que sea posible.

¿Y las empresas?
– Promoviendo el Consumo Responsable insertando un café de Comercio Justo en las oficinas de la empresa (máquinas expendedoras automáticas con un café justo, galletas, snaks, chocolate…)
– Incorporando productos de Comercio Justo en el catering para Congresos y Convenciones.
– Utilizando para sus materiales de merchandaising y materiales promocionales productos de Comercio Justo.
– Introduciendo, en sus políticas de compras y contratación de productos y/o servicios, criterios que beneficien a todas las partes de la cadena de suministro, y en este sentido mejore la situación de los productores y trabajadoras/es de los países del Sur.

Red de Ciudades por el Comercio Justo
De esta búsqueda de la involucración y el compromiso de entidades locales con el Comercio Justo a través del programa Ciudad por el Comercio Justo nace la Red de Ciudades por el Comercio Justo, con el objetivo de ser un foro de intercambio de experiencias en el fomento del Comercio Justo y en el acercamiento de estos productos a la ciudadanía.
En esta búsqueda, la denominada Red de Ciudades por el Comercio Justo pone a disposición de sus integrantes las herramientas necesarias para que la localidad consiga la distinción de Ciudad por el Comercio Justo y todo ello con el apoyo de los agentes colaboradores locales del programa.
Los ejes básicos de actuación de la Red son el fomento del Comercio Justo en las instituciones públicas, tejido asociativo, sector empresarial y comunidad educativa. La red tiene como fines:
– Desarrollar estrategias para promover que las administraciones implementen el Comercio Justo en las compras públicas.
– Impulsar iniciativas para conseguir incorporar el Comercio Justo en comercios y establecimientos de la restauración.
– Desarrollar sinergias que favorezcan el Comercio Justo entre la comunidad educativa.
– Intensificar las vías de colaboración con todas las partes implicadas, especialmente con cualquier entidad que promuevan el Comercio Justo.

Iniciativas para el cumplimiento de los objetivos
Para el cumplimiento de estos objetivos de la Red, se realizarán las siguientes actividades:
– Fomentar las reuniones con los diferentes actores potenciales implicados en el programa de Ciudad por el Comercio Justo (canal HORECA, comunidad educativa y administraciones públicas).
– Crear las herramientas de intercambio de experiencias para fomentar el Comercio Justo.
– Presentar ante las administraciones de resoluciones favorables al Comercio Justo.
– Hacer presente el Comercio Justo y el programa Ciudad por el Comercio Justo en las redes sociales de internet.
– Celebrar jornadas técnicas a propósito de la incorporación del Comercio Justo en las contratación públicas.
– Participar en las charlas formativas y actividades de sensibilización dirigidas a la ciudadanía, al sector empresarial y la comunidad educativa.
– Establecer encuentros anuales sobre el programa de ciudad por el Comercio Justo.

Patricia Esquiliche

Autor: Patricia Esquiliche

Share This Post On