CÓDIGO EUROPEO DE LAS COMUNICACIONES EUROPEAS

Preparándonos para el 5G

El futuro en el mundo de las telecomunicaciones ya está aquí. La Unión Europea se ha visto en la necesidad de prepararse para lo que ya está llegando, una nueva era, vigente ya si cabe, de conectividad generalizada y, además y esto se incorporará gradualmente, a muy alta velocidad. Todo ello, conectividad generalizada a través de redes de datos en vez de redes fijas y altísimas velocidades de transmisión gracias a nuevas tecnologías como la 5G, ha provocado que la Unión Europea se haya visto obligada a adaptar las normas comunes que rigen en el sector de las comunicaciones, aprobando el verano pasado el denominado Código Europeo de las Comunicaciones Electrónicas, una Directiva que pretende sustituir el marco regulador actual de la UE en materia de telecomunicaciones.

El nuevo Código Europeo de Comunicaciones Europeas era aprobado el pasado mes de junio y en él se contempla un conjunto de normas de telecomunicaciones, con la intención de que incorporen una serie de cambios importantes como serían:
– El rápido y generalizado despliegue de la tecnología 5G y otras tecnologías de próxima generación en toda Europa.
– Una mayor protección de los consumidores.
– Una tarifa máxima limitada para las llamadas internacionales dentro de la Unión Europea.

Máxima conectividad, máxima seguridad
Una de las premisas pues de este nuevo código europeo pasa porque todos los consumidores de la Unión Europea dispongan de un nivel de protección similar y más elevada en lo que respecta a los servicios de comunicaciones electrónicas. ¿En qué consistirán esas mejoras en cuanto a seguridad? Bueno, según recoge el Consejo de la Unión Europea, “las normas reforzadas de defensa del consumidor harán que resulte más fácil cambiar de proveedor y ofrecerán una mejor protección a las personas que contraten servicios agrupados, por ejemplo”.

Si de regular las comunicaciones electrónicas hablamos, y en concreto de la protección al consumidor, evidentemente el código tenía que incluir también los servicios prestados a través de Internet, como las aplicaciones de mensajería y correo electrónico, además de aquellos a los que se les viene denominando «servicios de transmisión libre» («over the top» u «OTT» por sus siglas en inglés). Para todo ello se habla de un “mecanismo de revisión” que velará porque los derechos del usuario final sea siempre sólido y con la capacidad de irse actualizando conforme vayan evolucionando los modelos de negocio, las tecnologías de las comunicaciones y el comportamiento de los consumidores.

Más allá de la seguridad, como reza el encabezado del presente apartado, la Unión Europea ha de prepararse, incluso ha de fomentar, una conectividad generalizada, para lo que el nuevo texto dictamina que “el acceso asequible y adecuado a Internet se incluirá en la lista de servicios universales que deben estar disponibles para todos los consumidores, independientemente de su localización o de su renta”. Además, incluye específicamente el reconocimiento a que “las personas con discapacidad deben tener un acceso a Internet en condiciones de igualdad”.

Un sistema de alertas por el móvil
Una curiosidad, como fruto de esa esperada conectividad generalizada y tras experiencias positivas en algunos de sus estados miembros, la Unión Europea ha apostado en este texto porque todos los países pongan “en marcha un sistema de alerta al público para enviar avisos a los ciudadanos a través de sus teléfonos móviles en caso de catástrofe natural u otra emergencia importante en su zona”. Este sistema de «112 invertido» deberá estar en funcionamiento tres años y medio después de la entrada en vigor de la Directiva.

Normativa estable para garantía de los operadores
La tecnología 5G, en realidad su máxima extensión, es otro de los objetivos a conseguir normalizar. Por ese motivo, la nueva Directiva europea pide a los Estados una predictibilidad normativa durante un periodo de al menos veinte años en lo que respecta a la concesión de licencias en materia de espectro para la banda ancha inalámbrica, para crear un marco de seguridad a los operadores. Además, los Estados miembros también deberán hacer que estén disponibles nuevas bandas de frecuencias para la 5G que permitan conexiones a Internet más rápidas y un aumento de la conectividad en toda Europa.

Redes
La Directiva, según adelantaba el Consejo Europeo, actualizará las normas vigentes sobre acceso de los operadores a las redes para fomentar la competencia y facilitar que las empresas inviertan en nuevas infraestructuras de muy alta capacidad (con una velocidad potencial de descarga de al menos 100 Mbps), también en las zonas más remotas. El texto permite a las autoridades reducir el nivel de la regulación en cierta medida cuando los mercados son competitivos, pero aporta salvaguardias para que la regulación del mercado siga siendo eficaz.
Las normas sobre «peso significativo en el mercado» se complementarán con una regulación simétrica de todos los proveedores de redes de comunicaciones electrónicas en algunas situaciones muy concretas para garantizar la competencia en todos los casos.

Llamadas y mensajes más baratos dentro de la UE
Pero además, y con arreglo a su nuevo mandato, el Organismo de Reguladores Europeos de las Comunicaciones Electrónicas (ORECE) desempeñará un papel importante a la hora de ayudar a los países de la UE a desplegar redes de muy alta capacidad y contribuirá a la aplicación fluida de las medidas normativas contempladas en el código.

Es por ello que el Reglamento ORECE incluye disposiciones relativas a llamadas más baratas dentro de la Unión Europea, que complementarán la supresión de las tasas de itinerancia entre los estados miembros decidida el pasado verano, y que ya fuese objeto de una completa información en un número anterior de esta misma publicación, que a modo de resumen incluimos al final del presente texto.

Con arreglo a las nuevas normas, el precio al consumidor de las llamadas de teléfono móvil o fijo efectuadas desde el país de origen del consumidor a otros países de la UE se limitará a un máximo de 19 céntimos por minuto.

Del mismo modo, el precio máximo para mensajes de texto dentro de la UE será de 6 céntimos por mensaje. Los beneficiarios serán los consumidores, ya que las empresas suelen negociar sus tarifas con los operadores. Al igual que ocurre con la itinerancia, se contemplan excepciones en circunstancias excepcionales. Los nuevos precios máximos empezarán a aplicarse el 15 de mayo de 2019.

El primer paso fue el adiós al roaming
De esta manera, la reducción en el precio máximo de las llamadas y mensajes que acabamos de citar en el apartado anterior, viene a sumarse al proceso por el cual se fueron suprimiendo las tasas por itinerancia que se venían cobrando hasta que en 2017 comenzaron a ser suprimidas progresivamente.

Tras su aplicación, ya vigente, las comunicaciones (llamadas, SMS, datos) que efectúe desde otro país de la UE se incluyen en su paquete nacional: los minutos, SMS y gigabytes de datos que consuma en otro país de la UE se cargarán o deducirán de los volúmenes de su plan de tarifas nacional exactamente como si estuviera en casa.

Ya no hay pues ningún coste complementario, ni sustos en la factura, al desaparecer las diferencias de usar el móvil en sus viajes periódicos por la UE o en el país en el que reside. Igualmente, si está en la Unión Europea y recibe una llamada, ya no paga nada. Ahora bien, las llamadas desde nuestro país a cualquier otro, aunque sea de la Unión Europea, no son consideradas como itinerancia, por lo que no podrán beneficiarse de la llamada ‘itinerancia como en casa’.

Hay que señalar que puede beneficiarse de la denominada ‘itinerancia como en casa’ siempre que esté en un país de la UE distinto al que reside actualmente (su domicilio real), pues si se traslada y establece su residencia permanente en otro país de la UE, no podrá seguir beneficiándose de las ofertas de ‘itinerancia como en casa’ de los operadores del país del que procede.

Es de esperar que con estos movimientos, y con el asentamiento del nuevo Código del que les venimos dando cuenta, el sector siempre convulso de las telecomunicaciones proporcione a los consumidores un panorama más estable y de mayor protección al que venían sufriendo años atrás. En cualquier caso, recuerde que el departamento de atención al socio de la Unión de Consumidores de Madrid-UCM se encuentra a su disposición para atender cualquier duda o consulta que al respecto quisieran trasladarles.

Javier Rey

Autor: Javier Rey

Share This Post On