DERECHOS DE LOS USUARIOS DE TREN

Frente al avión, el tren sigue siendo una alternativa para millones de pasajeros, sobre todo para trayectos nacionales, donde las líneas de alta velocidad convirtieron al tren en una alternativa real al avión entre los medios de transportes favoritos entre los españoles. Al igual que sucede en los traslados en avión, tanto los derechos como los deberes de los pasajeros y las compañías que prestan servicio están claramente regulados en la normativa vigente. En España, Renfe ofrece una completísima información relativa a cada uno de los aspectos que atañen a un viaje en tren: billetes, equipaje, mascotas, cambios, anulaciones, formas de pago, servicios a bordo… A modo de resumen y de manera muy gráfica, veamos algunos de estos derechos y deberes como usuarios.

Algunos derechos de los usuarios
Como usuarios de ferrocarriles, el pasajero tiene una serie de derechos, en la que destacan:
– A usar los servicios de transporte ferroviario en los términos y niveles de calidad establecidos.
– A ser informado, por la empresa ferroviaria, del horario de los servicios y de las tarifas correspondientes.
– A contratar la prestación del servicio ferroviario desde o hasta cualquiera de las estaciones en las que se recojan o apeen viajeros.
– A celebrar con la empresa ferroviaria un contrato de transporte ajustado a la normativa de defensa de los consumidores y usuario.
– A ser indemnizados por la empresa ferroviaria, en caso de que esta incumpla las obligaciones que le corresponde.
– A ser informados de los procedimientos establecidos para resolver las controversias del contrato de transporte ferroviario.
– A solicitar y obtener el Libro de Reclamaciones.
– A cambiar y anular los títulos de transporte.

Algunos deberes de los usuarios
– El viajero deberá abonar el precio del billete, de acuerdo con las tarifas fijadas.
– Atender las indicaciones que formulen los agentes ferroviarios.
– No está permitida la entrada de personas no autorizadas en las vías férreas, así como su tránsito por ellas o el lanzamiento de objetos a las mismas o sus aledaños.
– No podrá impedir o forzar la apertura o cierre de las puertas de acceso a los coches, ni manipular los mecanismos de apertura o cierre de las puertas previstos para uso exclusivo del personal de la empresa. Tampoco hacer uso sin causa justificada de los mecanismos de parada de los trenes.
– No se podrá permanecer en las instalaciones ferroviarias fuera del horario en que esté prevista su utilización por los usuarios.
– Prohibido abandonar o subir al tren fuera de las paradas establecidas, salvo causa justificada. Tampoco se podrá subir o bajar del tren estando en movimiento.
– Los pasajeros no podrán entrar en las cabinas de conducción de los trenes, locomotoras y otros lugares del material motor, rodante o instalaciones reservadas para uso exclusivo de los agentes ferroviarios o personas autorizadas.
– No se podrá viajar en lugares distintos a los habilitados para los usuarios.
– En cualquier caso, estarán prohibidas cualesquiera otras conductas que puedan representar un peligro para usuarios e instalaciones.

Algunos consejos para el pasajero
– Comprobar el billete en el mismo momento de su adquisición, observando que se corresponde con el solicitado (horarios, tarifas etc.).
– Conservar el billete durante la duración del viaje.
– Atender a la información en materia de condiciones de uso y seguridad para evitar daños personales y actuar prudentemente.
– Informarse de la variedad de tarifas existentes según determinadas circunstancias como la fecha de salida y llegada, descuentos de grupo, familia numerosa, la edad de los viajeros, etc., además de ofertas puntuales.

Como decíamos, estamos ante un gráfico resumen de los derechos y deberes que el pasajero de líneas ferroviarias tiene por el mero hecho de serlo. El departamento de atención al socio de la Unión de Consumidores de Madrid-UCM está a su disposición para ampliar esta información y asesorarle en caso de haber tenido alguna incidencia.

Javier Rey

Autor: Javier Rey

Share This Post On